miércoles, 22 de febrero de 2017

La puta vida




Dos copas de vino 
un bote de tomate 
mantas 

un banco de Liberbank 
y un señor que mira a la cámara aturdido 
despertándose de la siesta 
y pensando con quien habrá compartido 
ese tetra brik de vino en un puto cajero.

Dos ancianos se paran 
y lo observan 
van cogidos del brazo 
a la manera tradicional 
no dicen nada 
se quedan callados 
de repente la mujer exclama
pregunta al cielo 
por no mirar al susodicho
y dice: 
-¡Ah! ¿Y con dos copas de vino? 
Ay mamina, está loco, y con dos copas de vino.

La mujer se agarra a su maridito 
y lo enfila calle arriba de la Calzada
y exclama y esta vez sin preguntar: 
-¡Vamos!

El de las dos copas de vino 
sigue apuntando su mirada 
a la cámara del banco 
preguntándose entre aturdido 
y borracho 
con los ojos con cientos de venas 
inyectadas en sangre 
si habrá alguien ahí 
si lo esperará 
si será dios 
o quien coño será 
si habrá tomado ÉL
la otra copa de vino 
o si sigue estando solo 
y digo solo
completamente solo.

Víctor Cuetos, Xixón, 2017

" Muchas veces pienso que nosotros, los revolucionarios, somos como el sistema capitalista. Sacamos de los hombres y mujeres lo mejor que poseen, y después nos quedamos tan tranquilos viendo cómo terminan sus días en el abandono y la soledad. "
Emma Goldman 

viernes, 17 de febrero de 2017

Kool thing

                                                                             
Yo no sé
de verdad 
si hacer caso 
al walk on the wild side
o al walking dead 
si llevar sandalias pal verano 
o botas de montaña pal invierno.

No sé 
joder 
es que no sé 
siempre igual 
con el no sé
tal vez
a veces 
que indecisión por favor.
Cuando había revolución 
o lucha en la calle 
era muy fácil decidir 
a que lado estar de la Calzada.

Ahora me jodéis con moralidades 
de clase de ética llevada
por un tío que daba religión 
y ca-te-que-SIS.

Sí del isis. 
Pero lleváis toda vida diciendo: 
-Sí a todo- 
y me jodéis a mi 
por decir No:

-Que os jodan a todos.
No es así 
de verdad 
que no es así.

Que yo casi prefiero 
ya luchar 
por el Gran Lebowski 
y su puta alfombra persa
que por vosotros /vosotras
no me dejáis elección.

Vuestra vida capitalista 
no merece ni una erección 
a media tarde 
o a media noche 
o según te levantas 
para ir a trabajar.

Es eso 
yo creo
que es eso 
el capitalismo 
no me merece nada de nada de nada. 
Ni mis más sinceros pésames 
ni mis más sinceros sentimientos. 
Estáis todos acojonados 
por una eyaculación precoz 
por el éxtasis precipitado 
de un abismo ilimitado.
¿Y me jodéis a mi con todas vuestras mierdas? 
Víctor Cuetos, Xixón, 2017